• Evita tratos con aquellos que no puedas contactarte fácilmente o con alguien que “no esté en el país”.
  • Analiza los precios de la zona, ¡sospecha de las ofertas!
  • No proporciones tus datos bancarios o información personal a un desconocido.
  • ¡Nunca pagues antes de firmar algún contrato y/o acuerdo!
  • Revisa el estatus legal del inmueble y sus servicios con un abogado.
¿Encontró su respuesta?